Sync Rentals

El futuro de Airbnb. 2 Claves principales

El futuro de Airbnb viene marcado por los desafíos para los gestores de alquiler vacacional. Ya no son sólo es el distanciamiento social y la higiene. El turismo de masas, los prejuicios raciales, el control de las fiestas también son problemas importantes a resolver.

Un reciente artículo de The New York Times, trata de anticipar cuál será el futuro de Airbnb.

Mucho nos tememos que viene marcado por la futura salida a bolsa de Airbnb, aunque expone datos interesantes que ayudan a ver un futuro mejor para los gestores de alquiler vacacional.

Según un informe de la empresa de análisis e información del mercado hotelero STR, junto a AirDNA, especializados en alquiler vacacional, las viviendas vacacionales están saliendo mejor paradas de la crisis.

2020. El año en el que se paró el turismo.

El futuro de Airbnb está claramente ligado a los efectos de la pandemia que han sido devastadores para el sector turístico.

Dentro de lo malo, gracias a que los apartamentos vacacionales se han convertido en muchos casos en refugios de distanciamiento social para muchos teletrabajadores y personas que no han podido evitar salir de vacaciones.

El alquiler vacacional ha superado a los hoteles de 27 mercados mundiales desde la aparición de Covid-19.

A medida que los viajes de ocio aumentaron este verano, las tarifas diarias medias fueron más altas para los alquileres en julio de 2020 en comparación con julio de 2019 gracias a la popularidad de las casas más grandes.

Lamentablemente, las nuevas restricciones globales han parado de nuevo toda la actividad de la industria de los viajes, incluyendo los alquileres de vacaciones.

En las plataformas de alquiler vacacional, según STR y AirDNA, la ocupación cayó casi a la mitad entre mediados de marzo y finales de junio, hasta situarse entre el 33 y el 36 por ciento, dependiendo del tamaño del alquiler.

Airbnb, el lider a batir.

La principal plataforma del mercado de alquileres vacacionales, con más de 7 millones de establecimientos en más de 220 países, es Airbnb. 

A lo largo de los años, su crecimiento desenfrenado y su falta de transparencia la han convertido en un objetivo para los gobiernos de los principales destinos, desde denuncias por potenciar el turismo excesivo y convertir barrios antes residenciales en zonas turísticas hasta permitir fiestas estridentes a pesar de las quejas y las restricciones relacionadas con el virus en las reuniones.

Después de despedir a un 25% de su plantilla hace unos meses, Airbnb abandonó algunos nuevos proyectos, incluyendo incursiones en el transporte y el entretenimiento, y se concentró en su valor principal, el alojamiento.

El futuro de Airbnb según Brian Chesky

Según el cofundador y director ejecutivo de Airbnb, Brian Chesky, el futuro de Airbnb sobre cómo están cambiando los viajes: «La gente quiere viajar, sólo que no quiere subirse a los aviones».

«No quieren ir por negocios. No quieren quedarse en las grandes ciudades como solían hacerlo. No quieren estar en distritos hoteleros llenos de gente». Pero, dijo, «sí quieren salir de casa. Así que pensamos que la demanda va a ser fuerte en el futuro. Soy muy optimista, en realidad, sobre la industria.»

La compañía dice que sus ofertas están alineadas con la forma en que la gente está viajando ahora, en grupos familiares y de amigos a destinos menos poblados. Las reservas urbanas siguen siendo bajas.

Airbnb instituyó nuevas pautas de limpieza e indicó a finales de agosto que más de 1 millón de anuncios habían obtenido la certificación de «Limpieza Mejorada», que implica la capacitación en nuevas pautas que detallan cómo y qué lavar y desinfectar. 

Aún está por verse si los viajes se convierten realmente en nomadismo, aunque la duración media de la estancia desde el 1 de mayo aumentó en un 58 por ciento a más de cuatro días, y las reservas de otoño son más fuertes de lo habitual, según AirDNA.

Turismo de masas

El futuro de Airbnb no está en las grandes urbes.

Ante los problemas generados por el exceso de turismo, el aumento de los alquileres y la escasez de viviendas. La compañía acaba de lanzar el Centro de Recursos de Airbnb para Municipios que, según dice, permitirá a los gobiernos identificar más fácilmente los listados que no cumplen con las regulaciones locales, como los listados no registrados.

Ciudades de todo el mundo, desde Barcelona a Vancouver, están buscando frenar a Airbnb y otras compañías de alquiler vacacional, a las que muchos culpan de vaciar los barrios, ya que los propietarios optaron por el alquiler vacacional en lugar del alquiler tradicional a largo plazo, menos rentable.

Una investigación publicada en el Harvard Business Review encontró que a medida que los anuncios aumentan en una ciudad, también lo hacen los precios de los alquileres.

Deja un comentario

Usamos cookies para ofrecerte una experiencia personalizada y analizar nuestro rendimiento.    Más información
Privacidad